El Sector Energético se abre camino hacia los datos abiertos

¿Quién dijo que en el sector energía no se podían abrir datos? Hoy, ya algunas instituciones públicas reguladoras de energía lo hacen con éxito, potenciando sus operaciones, las inversiones y siendo transparentes con la ciudadanía.

Ha sido una la tónica en la industria energética que, por factores de competencia y de mercado, no se recomiende compartir información. No obstante la realidad es otra, y por el contrario la transparencia es también una buena forma de afianzar las relaciones con las instituciones y sectores afines y un instrumento para innovar en el uso de las información pública.

Es así como tenemos ejemplos de instituciones que han buscado la innovación en dicho sector, tal es el caso de la Comisión Nacional de Energía de Chile (CNE), la cuál a través de su programa Energía Abierta, ha implementado su portal de datos abiertos para la ciudadanía. Según expresó el jefe de la Unidad de Estadística de la CNE,  esto ha servido para que por fin entre entre sectores afines, otras instituciones de gobierno, y la sociedad civil, haya una mejor comunicación, en la que todos cuenten con la misma información y se puedan entender de una mejor manera.

Energía Abierta cuenta con información acerca del uso de hidrocarburos, costos, eficiencia energética, venta nacional de energía, variaciones de consumo eléctrico, factores de emisión y muchos datos más, los cuales están a disposición de todas las personas a través del portal.

Además, a través del portal la CNE no solo ha divulgado datos para informar mejor a la ciudadanía, sino que han ido más allá, permitiéndole a esta ser partícipe y proponer ideas que han contribuido a mejorar los servicios. "(…) queremos que su participación no sea solo levantar la mano, para que se les contesten preguntas y dar sus comentarios, si no que sean vinculantes en el desarrollo de nuevas propuestas y proyectos (…)". Manifestó Mauricio Utreras al respecto.

Uno de los objetivos más innovadores en el uso de los datos, es que Energía Abierta los convierte en una herramienta para que inversionistas y empresas potencien sus operaciones en el país; mostrando al mercado chileno de forma abierta y transparente, de tal forma que se incentive la participación de nuevos actores y se des-entrabe la concentración que existe del sector en unos pocos.

Una buena muestra del éxito que ha obtenido la CNE en busca de ese objetivo se da en el proceso de licitación nacional e internacional para suministro eléctrico 2015/2. Para esa ocasión, la institución recibió 38 ofertas de empresas generadoras; sin duda, una cifra de oferentes sin precedentes, que da fe de un mercado eléctrico dinámico y competitivo, en el que los actores cuentan con la información para participar.

Por otro lado, el proyecto ha venido a ordenar bastante la forma en que se gestiona la información en el sector público, de manera tal, que se coordine mejor entre instituciones y se tangan siempre los datos disponibles. Asimismo, el orden en los datos y la disposición abierta de ellos contribuyen a una mayor agilización de los procesos y, finalmente, a una mejora en los servicios que se ofrecen a los usuarios.

Sin duda los Datos abiertos en el sector energético aun son una iniciativa incipiente. No obstante, ya se muestran avances importantes, los cuales no solo hablan de la transparencia per sé, sino también de varios valores agregados a esta, que van en estrecha relación con el progreso económico, social y productivo;  y la mejora de los servicios públicos.