Energía abierta para beneficiar a la ciudadanía

Tras evidenciar la necesidad de contar con información confable y de calidad para el sector energético, laComisión Nacional de Energía (CNE) de Chile se dispuso a buscar una forma de centralizar todos sus datos y así poder fomentar la participación ciudadana de manera innovadora y cercana.

 “En cuanto a la accesibilidad, nos dimos cuenta de que mucha de la información que encontrábamos estaba en formatos complejos de manejar, donde muchas veces necesitaban de alguna licencia de software o de buen manejo informático para poder procesarla.” comentó Mauricio Utreras, Jefe de la Unidad de Información y Estadísticas Energéticas en la Comisión Nacional de Energía.

Después de un diagnóstico de la situación por medio de encuestas, a más de mil personas que habían realizado consultas a alguna de las instituciones, en esta herramienta se adquirió el conocimiento fundamental acerca de lo que realmente querían los usuarios y cómo querían ver o utilizar los datos. Entre los datos recolectados destacó el hecho de que las visualizaciones y la posibilidad de interactuar con la información eran puntos clave para cada consumidor de información. Es por esto que tras una búsqueda exhaustiva de tecnologías que pudieran ayudarles a alcanzar su objetivo, encontraron que los datos abiertos eran la ruta a seguir. 

Los retos para poder abrir sus datos iban desde cambios de cultura hasta la posibilidad de desarrollar la tecnología apropiada para conectar todas las bases de las instituciones por medio de una plataforma.

______________

“Junar tenía las vistas que necesitábamos. Se diseñó un proyecto que pudiera tener una sistematización y ordenamiento de datos, además de que contará con un espacio donde ver las normativas, estudios y todo lo que se produce”, explicó Utreras.

______________

 

Diversos asesores y expertos trabajaron en la plataforma para crear una estructura que pudiera comprender la información y semántica por igual. Los altos estándares necesarios, la preparación y la depuración de la información. Para esto se designó el Linked Data como un estándar para compartir los datos, especialmente debido a la gran cantidad de información que debía ser analizada como parte de un proceso de Big Data.

Según la consultora McKinsey, en un estudio realizado en el 2013, la apertura y uso de datos en la generación, distribución y consumo de energía podría ayudar a destrabar entre US$340 y US$580 mil millones, lo cual ha movilizado a gobiernos como en el Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Australia y Canadá a impulsar este tipo de iniciativas.

 

 

De acuerdo a la encuesta a los usuarios, en Chile decidieron que para poder explotar el potencial de la energía abierta, era necesario abrir temáticas como la energía renovable, el tema eléctrico e hidrocarburo. Además propusieron un ambicioso programa de comunicación por medio de entrevistas con medios y twitter mediante el cual buscan ampliar el conocimiento de la gente.

 

A corto plazo, la CNE ya habilitó un Twitter para consultas, trabaja en aplicaciones web para que los ciudadanos puedan consultar los precios de la gasolina y gas en las estaciones de acuerdo con su cercanía, entre otros.

“Buscamos generar soluciones prácticas que puedan ayudar a los usuarios en su vida diaria, que les den la posibilidad de encontrar respuestas a problemas cotidianos y que en general la información les sea de utilidad”, concluyó Utreras.