Estado del Open Data en Latinoamérica

A pesar de su poco tiempo, los datos abiertos están marcando la pauta en cuanto a transparencia e innovación en diversos gobiernos alrededor del mundo, y Latinoamérica no es la excepción.

 

Las oportunidades de lucirse en Datos Abiertos y Gobierno Abierto a nivel mundial están a la vuelta de la esquina, los eventos internacionales están llenos de representantes de la región y hemos visto una gran disposición a participar en discusiones multilaterales que finalmente apoyan todo lo que se quiere hacer en la región. Prueba de ello es que OpenDataCharter y ConDatos hayan prosperado y avanzado a la velocidad que lo han hecho.

 

_____________

Entre los países, especialmente Chile y Costa Rica han tenido mucho movimiento en sus programas de datos abiertos. Desde el gobierno central hasta las instituciones están preocupándose por poner sus datos a disposición del público.

_____________

 

Por ejemplo, Municipalidades como Providencia, Peñalolén y Puente Alto actualmente cuentan con programas de datos abiertos y brindan información a través de sus portales, de la misma forma la Comisión Nacional de Energía de Chile (CNE) tiene su programa de Energía Abierta que busca crear soluciones para problemas o dudas cotidianas de los ciudadanos.

 

En el país de Centroamérica los ministerios son los que han logrado liberar sus datos con mayor prontitud. El Ministerio de Economía, Ministerio de Cultura y el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) son algunos de los que ya cuentan con la herramienta en sus portales.

 

Otros países como México, Uruguay, Perú, Argentina y Honduras ya tienen algún municipio o institución compartiendo sus datos o en proceso de lanzar sus portales. Este último en especial realizó un hackathon a inicios de noviembre con el fin de generar innovación cívica.

 

Casos como Ecuador y Colombia tienen interés en la temática pero aún se espera que el gobierno central defina cómo procederán como país.

 

La apertura de datos busca otorgarle una mayor participación al ciudadano. Además de brindarles herramientas para interactuar con el gobierno, también les permite informarse de todo lo que acontece en sus comunidades.19_11_2015_b_Junar_03.jpg

 

El principal beneficio de que este tipo de tendencia se expanda es que todos los involucrados reciben algún beneficio. Desde los usuarios más sofisticados que son los desarrolladores, las empresas, los emprendedores que pueden transformar datos crudos en conocimientos y aplicaciones hasta los más simples que quieren tener acceso a información contestando pocas o ninguna pregunta, todos ven sus labores agilizadas.

 

En general, Latinoamérica aún tiene un largo camino por transitar pero estamos seguros de que en 2025 vamos a mirar hacia atrás y pensar cómo en algún momento tuvimos cuestionamientos acerca de por qué y para qué generar programas de datos abiertos.

 

En 10 años todas las instituciones públicas en la región estarán haciendo de una u otra forma algo relacionado con datos abiertos, relacionado con IoT y ciudades inteligentes. Sin duda esto es apenas el comienzo.