Open Data y su efecto en la invasión de sensores para IoT

Los sensores están creando un nuevo mercado donde la automatización es la regla y las empresas están cableando todo alrededor del Internet de las cosas. Cada nuevo dispositivo es un negocio que se abre, pero no puede alcanzar su máximo potencial si sus datos no están abiertos.

Cerca del 89% de las compañías a nivel mundial Blog-Post_Junar_200pxestán convencidas de que IoT será un elemento disruptivo que cambiará y marcará esta década. Entonces, ¿por qué no aprovecharlo en las ciudades?

Cada cosa conectada busca crear interacción entre procesos y personas,

con el fin de generar información de utilidad para los usuarios. En este caso al abrirse al público en general, se crean posibilidades que ayudan a todos los ciudadanos.

Por ejemplo, una aplicación como Waze (que no es un dispositivo diseñado para funcionar bajo el modelo IoT como tal), logró crear un sistema de crowdsourcing para mejorar el tráfico por medio de ingresos manuales de tráfico que son analizados y luego compartidos con los demás usuarios.

Sin embargo, un gobierno como el de Ciudad de Panamá ya cuenta con semáforos inteligentes que podrían conectarse a una plataforma como Junar para IoT con el fin de brindar información en tiempo real del tráfico y del tiempo de cada semáforo, y con esto se podría crear un tipo de “GPS súper potenciado”.

Actualmente existen dos categorías de ciudades que se podrían ir adaptando a este tipo de tendencias para optimizar sus procesos y mejorar la vida de los ciudadanos.

Por un lado, aquellos que tienen un modelo integrado, en donde tienen lámparas, semáforos, teléfonos inteligentes u otros dispositivos con sensores con información en la nube y a disposición de los usuarios. Estos datos provienen normalmente de un solo actor.

El otro modelo es integrado abierto, en donde la información proviene de diferentes fuentes que no están estandarizadas y que tienen sus propios datos y servicios, como por ejemplo de universidades, instituciones, organizaciones y otros entes similares que tienen sus propios estándares.  Aquí el reto es crear un ecosistema de datos compartidos, así como lo ha hecho Junar en diversas ciudades en el mundo.

Blog-Post_Junar_200px232Los usos van desde simples aplicaciones para buscar en dónde está un autobús o dónde hay espacio para estacionar, pensar cómo se está afectado el ambiente y registrar cualquier cambio en las condiciones atmosféricas,  o bien de turismo como la ciudad de Anaheim.

Al generar un ecosistema de datos compartidos,  toda la información que se crea en las ciudades puede ser accedida por medio de APIs, con lo cual se da una nueva opción para la innovación.

El potencial de IoT está listo para ser explotado y cada día es una industria que cobra más fuerza, sin embargo el Open Data es el potenciador que se necesita para lograr que la tendencia aumente su importancia.